OPCION B: ¿HAY QUE EVITAR EL TALONEO?


Por Cristián Sieveking Vera. Ultramaratonista, experto en biomecánica de corredores.
 
Repetidas veces escucho y veo videos que condenan el “taloneo”, como si fuera el mismo demonio, pero la verdad es que el hecho de talonear no genera más lesiones ni necesariamente se debe cambiar la forma de correr por eso.
 
Todo lo que escribo a continuación es para los corredores NO elite, es decir, el 95% o más de quienes practicamos el running.
 
Correr según nuestro cuerpo
 
Hay que tener en cuenta que, al igual que muchos mamíferos, estamos diseñados para correr y al igual que ellos, algunos podemos correr más rápido y otros por largas distancias. Nuestros cuerpos, con su estructura y biomecánica, nos permiten correr según nuestras características. Esto no vale la pena realmente cambiarlo, porque puede haber más riesgo de lesión que beneficio.
 
Está demostrado que es el cerebro es el jefe de lo que nos pasa al correr, incluso ciertas lesiones. El cerebro es el que determinará cuál es la mejor forma para correr de cada uno, dependiendo de nuestras características individuales.
 
Esto lo determina el peso, masa muscular, fortaleza de articulaciones, biomecánica, velocidad, terreno, etc. También determina si abandonas o no un desafío, porque finalmente no es por las lesiones, ni la fatiga o la enfermedad.
 
El minimalismo
 
Correr en forma “natural”, según las tendencias que empezaron hace algunos años, significa correr lo más parecido a nuestro estado natural, incluso a “pie pelado”. Para esto han aparecido en el mercado una serie de modelos de zapatillas llamadas “minimalistas”, o regulares pero con cero drop (que es la diferencia de altura al piso, de la suela contando entre los metatarsos y el talón).                  
 
Correr con cero drop, es decir, con el pie nivelado paralelo al suelo, debe hacerse de una manera paulatina, porque toda nuestra vida hemos usado “taco” en el calzado. Esta práctica produce un acortamiento natural al talón de Aquiles, y lo estaremos estirando más de lo que está acostumbrado. Si a esto le sumamos que lo haremos corriendo es aún peor.          
 
El resultado de pensar que irnos a lo natural con este tipo de calzado nos va a solucionar la vida, ya lo conocemos. Una reconocida marca que afirmaba esto perdió una demanda por prometer que este tipo de calzado evitaba lesiones y fortalecía los músculos. Tuvo que pagar 3,75 millones de dólares en devolución a los clientes dentro de un período que determinó la justicia.
 
El taloneo no lesiona
 
Talonear es, simplemente, caer sobre el talón cuando tu pie toca el suelo luego de una zancada al correr. Existe la creencia de que esto es malo, y que debes caer con toda la superficie del pie. Pues bien, el “taloneo” NO es causa de lesiones. Talonear se produce por varios factores entre los que están las características del corredor, su velocidad y el tipo de calzado que esté usando.
 
Si un corredor es rápido, biomecánicamente es muy difícil que caiga sobre el talón porque no da el ángulo. Si usamos zapatillas cero drop o minimalistas el cerebro va a dar instrucciones para que aterricemos como si fuéramos a pie pelado, es decir, con la zona trasera externa del talón para que luego el arco haga su función de amortiguar la caída.
 
Cuando corremos el cerebro regula el ángulo de aterrizaje adecuado según la cantidad de amortiguación de que dispone, lo que hace que aparezca el famoso  “taloneo”.
 
En las imágenes anteriores, tenemos al mismo sujeto corriendo con y sin calzado. Si te fijas, el taloneo viene en forma natural al ponerte las zapatillas (el ángulo de caída del pie se acentúa, cayendo completamente sobre el talón). En la siguiente imagen hay otro ejemplo. 
 
No tiene nada de malo talonear, porque además es la forma natural de caminar-correr. Esto la hacemos biomecánicamente de la siguiente forma:
 
Al caer al suelo, lo hacemos con la parte externa del talón con el pie hacia fuera (supinación), luego sigue y se apoya la zona media del arco y el pie completo. Acá el arco se estira y el pie rota hacia adentro amortiguando en forma natural (pronación). Después el talón se despega del suelo, viene el apoyo en la zona de los metatarsos y viene el despegue con el pie rotando hacia afuera (supinación). ¿O no se habían preguntado por qué los dedos se van achicando desde el dedo gordo para darle la forma al pie?
 
No tiene mucho sentido alterar nuestra forma de correr haciendo cambios para hacerlo en las puntas o tratar de aterrizar en la zona media. Esto se hará en forma natural para cada corredor. Correr en puntas va en contra de la forma en que estamos diseñados, eso estresa de sobremanera a los gemelos como vemos en la siguiente imagen.
                                  
Esto no significa que correr con minimalistas, descalzo o no talonear sea malo. Lo que significa es que NO es mejor, que NO evita lesiones, que NO fortalece más y se debe realizar con una transición muy paulatina para dejar que la estructura se vaya adecuando a la nueva forma.
 
Nada mejor y más seguro que usar zapatillas normales con drop, livianas y amortigación razonable.
 



   



EMPRESARIOS: CONTRATEN DEPORTISTAS!
BARKLEY, LA CARRERA MS DURA Y MISTERIOSA DEL MUNDO
RICHARD DONOVAN: CUANDO LA VIDA ES UNA AVENTURA
LA TRAMPA EN EL RUNNING
  • full screen slider
  • full screen slider