¿¿SOMOS CARNÍVOROS??


En realidad, la pregunta es si es que somos “naturalmente” carnívoros, o simplemente tenemos la habilidad de poder comer carne para subsisitir. ¿Seguiremos siendo el mamífero más inteligente que existe?

Por Cristián Sieveking. Ultramaratonista, experto en biomecánica de corredores.

En 1975 dejé de comer carne de todo tipo. También dejé el alcohol, los cigarrillos y el café. Cuando digo “carne”, me refiero a las aves, mariscos, pescados, jamones, etc. Porque no existe tal cosa como un vegetariano que come atún o jamón.
 
Una de las cosas que me preocupó en ese momento fue si con esta alimentación podría seguir corriendo y haciendo otros deportes sin problemas. Traté de buscar información dentro de lo complicado que era en ese tiempo, comparado a lo fácil que es encontrar información hoy.
 
Leí un libro que se llama “La Anatomia Comparada de los Animales”. Este estudio lo que pretendía era comparar la anatomía y fisiología de los animales carnívoros versus los omnívoros, herbívoros y frutívoros ya que todos éstos se alimentan en forma instintiva, es decir, ellos no eligen qué comer, solo lo hacen con aquellos alimentos que pueden ingerir por su diseño biológico.
 
Se descubrió que nuestra especie NO tiene característica alguna de un animal carnívoro. Por ejemplo: 
 
Boca y dientes
 
El hocico de los carnívoros es el más diferente a nuestra boca, por el tipo de dientes y su forma.
                                         
A esto hay que agregar que los carnívoros tienen garras, mientras que los herbívoros y nosotros no las tenemos. Nosotros en forma natural no tenemos la capacidad de cazar y matar a otro animal. También hay que tomar en cuenta que los animales carnívoros cuando cazan, lo último que se comen es la carne ya que está contaminada con las toxinas de la adrenalina que segrega el animal al ser cazado. Entonces lo que hacen una vez muerto el animal, es romperle el ano con los incicivos para comerse los interiores, y solo si tienen mucha hambre se comen la carne, de lo contrario es lo que le dejan a los carroñeros.
 
En cuanto a la fisiología
 
Acá podemos notar que las diferencias generales son enormes también. Y falta agregar que los carnívoros, al tomar agua, lo hacen con la lengua, mientras que los vegetarianos lo hacen absorbiéndola…
 
En cuanto a los intestinos
 
Los intestinos de los carnívoros son de 1,5 a 3 veces el largo de su cuerpo, en cambio los de los herbívoros tienen hasta 20 veces el largo del cuerpo. En el caso de los humanos, nuestros intestinos miden de 9 a 12 veces el largo del cuerpo.
 
Esta diferencia en el largo es porque la carne se descompone mediante la putrefacción, que genera una enorme cantidad de bacterias. Con un intestino corto, como el de los carnívoros, los desechos se eliminan rápidamente. En cambio, nuestro sistema digestivo está diseñado para procesar la fermentación, y por eso mantenemos los alimentos hasta por 12 horas en el proceso. Cuando nuestra alimentación es a base de carnes, lo que pasa es que tiene muchas horas para podrirse y, por la temperatura en la que está, se genera un ambiente ideal para que las bacterias proliferen.
 
Bueno, pero cuando tomé la decisión lo que me interesaba era saber si este cambio en la alimentación me ayudaría para correr. Entonces, vi que lo que también decía el estudio era que cuando un cheetah perseguía a un venado y éste se escapaba, significa que ambos corrieron sobre 100km/h, pero la diferencia es que el cheetah
entra en acidosis y ya no podría correr hasta el día siguiente, mientras que el venado podía seguir corriendo largas distancias ese mismo día.
 
Los animales carnívoros no tienen capacidad de correr largas distancias, en cambio los vegetarianos sí lo hacen. El caribú de Canadá y Alaska hace migracioines en las que corren por semanas…             
 
Y así, hay cientos de diferencias más, explicadas en este libro de principios del siglo pasado, que deja claro que nuestra alimentación natural no es a base de carnes. Tenemos unas diferencias mínimas con algunos mamíferos que hace que podamos procesar las carnes de mejor manera, pero está lejos de ser nuestro alimento natural.
 
Como experiencia personal, en carreras largas de 200K o más, mi recuperación para quedar en condiciones de correr no pasa los dos días. Esto no significa que esté recuperado por completo de la rotura muscular, pero no hay dolor.
 
Con el pasar de los años he seguido con un índice de lesiones muy bajas para lo que hago y sigo con una recuperación bastante rápida, aún cuando hago distancias para las que no estoy entrenado.
 
Luego de 43 años como vegetariano, siento que tomé una muy buena opción para mi alimentación, no solo por el deporte, sino que por una mejor calidad de vida. Las enfermedades entran por la boca.
 



   



EMPRESARIOS: ¡CONTRATEN DEPORTISTAS!
BARKLEY, LA CARRERA MÁS DURA Y MISTERIOSA DEL MUNDO
RICHARD DONOVAN: CUANDO LA VIDA ES UNA AVENTURA
LA TRAMPA EN EL RUNNING
  • full screen slider
  • full screen slider