ME LESIONÉ LAS RODILLAS CORRIENDO!... PUEDE SER?


Por Cristián Sieveking Vera. Ultramaratonista, experto en biomecánica de corredores
 
 Nada más lejos de la realidad. Como casi el de todos los mamíferos, nuestro cuerpo está perfectamente diseñado para correr. La estructura, los huesos, la musculatura y las articulaciones están hechos para realizar esta actividad, y no solo eso, sino que están diseñados para hacerlo por largas distancias.
 
De hecho, nuestra supervivencia se debió a esta habilidad de corredores. Lo teníamos que hacer para trasportarnos, cazar, huir, etc. Somos ultramaratonistas por diseño. Y como se da en la diversidad natural de reino animal, existen corredores rápidos, medios y lentos. Aquellos que corren explosivamente por poca distancia, o los que corren por largas distancias aprovechando su resistencia, incluso por días o semanas. En cambio, los humanos, tratamos de realizar cosas para las que no estamos preparados. Nos lesionamos porque no tomamos en cuenta lo siguiente:
 
1. Correr por instinto: por ejemplo, el hipopótamo no tratará de correr como gacela, cosa que nosotros los humanos sí hacemos… La mayoría de las personas corre más rápido de lo que debe y ni hablar de las repeticiones en pista...
 
2. Con el sedentarismo hemos deformado un poco nuestro cuerpo, pudiendo alterar la biomecánica, lo que en sí no es problema hasta que entrenamos inadecuadamente.
 
El hecho de tener “anomalías” biomecánicas como la sobre pronación, produce alteraciones de nuestra estructura. Al rotar el pie hacia adentro, la tibia y el fémur también lo hacen con la rodilla en medio, pero al ser una actividad natural para nosotros esto NO provoca lesiones. Lo que lo hace es un entrenamiento inadecuado para estas características.
 
También es común escuchar la recomendación de que debes hacer pesas para fortalecer las rodillas... Las rodillas no se pueden fortalecer con pesas, porque no tienen músculos, estos están arriba o abajo de la rodilla y eso solo podría ayudar en caso de tener alguna deficiencia anormal y severa en la musculatura.
 
Los cuádriceps podrán fortalecerse con pesas, pero las rodillas nunca. Solo se pueden fortalecer corriendo a la velocidad y distancias adecuadas. El fortalecimiento consiste en adecuarlas para tolerar la carga de impacto, esto solo se puede hacer corriendo.
 
Los meniscos tampoco se lesionan corriendo. Para estos se lesionen deben estar sometidos a rotaciones violentas, saltos y rotaciones, saltos, etc. Deportes como el futbol, volley, básquet o rugby, son de alto riesgo para los meniscos, pero no hay evidencia que por correr se rompan.
 
La “tecnología” y los hábitos modernos nos alejaron cada vez más de la actividad física para la cual estamos diseñados. Eso nos convirtió en una nueva versión de sedentarios, es decir, que no necesitamos hacer actividad física para subsistir.
Hoy todo lo tenemos a la mano, cada vez hay que moverse menos, pero nuestros genes de supervivencia nos llaman a correr nuevamente. Todos nacemos con la habilidad de correr, solo que ya no somos corredores y tenemos que convertirnos en uno nuevamente, y aquí es donde empieza el problema.
 
Como todos “sabemos” correr entonces nos ponemos un par de zapatillas y partimos. Cuando alguien quiere jugar tenis, fútbol o cualquier otro deporte lo primero que piensa es en tomar clases o inscribirse en algún club para aprender. No así cuando quiere empezar a correr, siendo técnicamente bastante más complicado que otras disciplinas, básicamente porque a diferencia de la mayoría de los deportes el correr lesiona por hacer la actividad. En cambio, en otros deportes las lesiones vienen por traumas asociados.
 
En resumen, las rodillas no se lesionan por correr. Nada más lejos de la realidad. Se lesionan por correr mal o por no tener un entrenamiento adecuado para convertirnos en corredores nuevamente. Las rodillas son una articulación perfecta para esta actividad, así es que hay que tener claro que cuando se lesionan es porque estamos haciendo algo mal.
 
Para más información: [email protected]
 



   



EMPRESARIOS: ¡CONTRATEN DEPORTISTAS!
BARKLEY, LA CARRERA MÁS DURA Y MISTERIOSA DEL MUNDO
RICHARD DONOVAN: CUANDO LA VIDA ES UNA AVENTURA
LA TRAMPA EN EL RUNNING
  • full screen slider
  • full screen slider